CAYETANO SANCHEZ GODINO  

Publicado por ABELARDA


EL PETISO OREJUDO
Argentina

A los 16 años Cayetano se convirtió en el primer criminal en serie en la historia policial argentina. La primera denuncia contra él, fue presentada por su propio padre, en 1906, cuando el Petiso tenia 9 años. Se presento a la comisaria para decir que su hijo era absolutamente rebelde a la represión paternal, molestando e injuriando a los vecinos. A esa edad Cayetano ya presentaba actos de crueldad contra los animales. De hecho, en esa denuncia, su padre también contaba que su hijo se entretenía matando a pajaros domésticos. El padre quería que la policía se hiciera cargo de su hijo y Cayetano acabo en un reformatorio. Pero no sirvió de nada, porque en cuanto recobro la libertad, en 1911, se dedico a su carrera criminal.
Mas adelante, se convirtió en objeto de estudio psiquiatrico. Y destacaron que se trataba de un imbécil, en el sentido estricto de la palabra, alguien despojado de inteligencia.
Sin embargo el Petiso cometía sus crímenes aprovechándose de su aspecto de idiota, ganandose la confianza de sus victimas.
El escenario de sus crímenes eran conventillos del barrio de Parque Patricios (Buenos Aires).

Por lo general, el Petiso atraía a chicos menores, niños, engañándolos y luego los llevaba a casas abandonadas para cometer sus crímenes. Una de sus primeras victimas fue un niño de 17 meses, lo golpeo y lo arrojo a un cerco de espinas, pero lo vio todo un policía, pero el Petiso dijo que se había encontrado el niño y que lo llevaría con su madre, cuando ésta los vio, le recompenso.
En otra ocasión engaño a un niño de 2 años y lo intento ahogar en una pila para caballos, pero los gritos hicieron que viniera el propietario y Cayetano se excuso diciendo que acababa de salir una mujer vestida de negro y bajita, y que él había llegado a tiempo para salvarlo. Su siguiente intento fue intentar quemarle los ojos a un chico de 22 años, pero la madre del joven lo ahuyento.

Mientras, el Petiso se saciaba con su crueldad con los animales y se despertaba en el un instinto pirómano. Así fue como cometió su primer crimen. Fue en 1912 le prendió fuego a las faldas de una niña de 3 años, que falleció. Meses mas tarde, el pobre Arturo murió torturado pero esta vez una vecina vio al niño junto con un muchacho mas mayor de grandes orejas y brazos desgarbados. el Petiso fue detenido en su domicilio.

En noviembre de 1915, fue condenado a cadena perpetua y en 1923 se le traslado al Penal de Ushuaia. En 1927 los médicos del penal le hicieron la cirugia estetica en las orejas, porque creian que allí estaba su maldad. Obviamente se equivocaron. En 1936 pidio la libertad y se la denegaron ya que no creían que hubiese posibilidad de arrentimiento y de rehabilitacion. Su conducta mejoro y se le permitio formar parte de la banda de música de la cárcel para tocar el bombo.

El 15 de noviembre de 1944, los presos lo mataron a golpes, porque mato al gato del penal.

This entry was posted on viernes, agosto 20, 2010 and is filed under . You can leave a response and follow any responses to this entry through the Suscribirse a: Enviar comentarios (Atom) .

1 comentarios

Hola Zara, mira que escuche historias del petiso hace muchos años y la verdad es que menudo espécimen. Te dejo un saludo, oswen.